miércoles, 12 de diciembre de 2007

La crisis de menúes en los restaurantes

Situación: uno se sienta en la mesa de un bar o restaurante y espera a que lo atiendan. Después de varios intentos infructuosos, consigue llamar la atención del mozo/a. Lo primero que hace, lógicamente (a no ser que sea demasiado habitué del lugar y no guste experimentar cosas nuevas), es pedir la carta/menú.

Ya este primer acto en muchas ocasiones causa en el mozo un gesto de sorpresa como si eso fuera lo último que esperaba de nosotros. Acto seguido, a veces luego de esperar algunos minutos, conseguimos la carta en cuestión (la mayoría de las veces, extraída de alguna mesa vecina).

Una vez seleccionado lo que vamos a consumir, el mozo nos toma el pedido y amablemente nos solicita retirarnos la carta. Siempre, sin excepción. Tenemos que volver a pedirla cada vez que queremos algo más (por ejemplo, el postre).

Haciendo la salvedad con los restaurantes que tienen cartas demasiado elaboradas (por ejemplo, con tapas de madera), es necesario mezquinar las cartas así? Tener 10 cartas para 30 mesas, por ejemplo? No es un pedazo de papel, después de todo?

Desorganización Recursiva llama a que, de vez en cuando y para molestar nomás, contestemos "no" cuando el mozo nos diga "te retiro la cartita?". Juntos podemos cambiar el Mundo.

(Vale aclarar que en Hooters, menú que acompaña este post, esto no me sucedió, había unos cuantos menúes en cada mesa)

10 comentarios:

Luciano dijo...

Espero ansioso algún comment de alguien que haya laburado en gastronomía para aclarar este tema :)

Goldenfish dijo...

Yo no trabaje en un restaurante pero si en un Bar en Bogota, como asistente de barra, y gracias a Dios la gente consumia los mismos tragos que sirven en cualquier sitio del mundo, asi que no tenia que pasar por el engorroso asunto de mostrar/retirar la carta.

Algo curioso que recuerdo es que cuando era chica e iba a comer con mis padres, el mozo nunca me daba una carta a mi, lo cual siempre de daba muchisima bronca, hasta que porfin cumpli 13 y me converti en consumidora con poder de decision!

La Incondicional dijo...

Y ni hablar cuando por quererse hacer los "fashion" escriben los nombres de los tragos o platos en otros idiomas y con errores de ortografía. Ejemplo: el "panini" de Havanna. El singular es "panino" y el plural es "panini" en idioma italiano. Me pregunto: acaso la intención es cobrarte por dos panini pero darte de comer solamente uno?

Perso dijo...

Me sumo al reclamo de incondicional. Los que hacen las cartas ponen nombres extraños que solo sirven para irritar al mozo quien siempre termina respondiendo las mismas preguntas. No copien más a Palermo Hollywood. Es el discreto encanto de la burguesia...

YosoyineS dijo...

No, a mi me encanta que me saquen la carta, porque si le veo cara de perro al mozo (o sea de pocos amigos), lo atomizo.

Mala costumbre, ya se... mal yo, mal yo XDD

Besotes!

Luciano dijo...

goldenfish: Me gustó eso de la carta como demostración del poder de decisión de las personas (??).

la incondicional: Creo que el colmo de eso es La Parolaccia; para pedir un postre necesitás traductor.

perso: me parece que peor que Palermo es Madero.

vossosines: Lo atomizás? Le tirás "Mr. Músculo"?

La Incondicional dijo...

Como bien sabés conozco el italiano. Por eso nunca voy a La Pentola o la Parolaccia porque de solo ver los HORRORES que escriben me quedaría la comida atragantada.

Luciano dijo...

la incondicional: Mientras, los ignorantes nos creemos en la misma Venecia ;)

Doctor seisdedos dijo...

No soy ni trabajador gastronómico ni concurro frecuentemente a comedores o bares...pero comparto lo que decía goldenfish: recién me dieron la carta cuando fui adolescente.

En cuanto a lo de los idiomas, la otra vez fui a un comedor árabe, y todas las comidas estaban en árabe para lo cual necesité que el mozo me aclarara punto por punto de que se trataba cada una.

Saludos...

Luciano dijo...

doctor seisdedos: Creo que esa es la gracia de los restaurantes así medio étnicos... Los mozos ya saben a qué se enfrentan al trabajar en un lugar así. (Y les pagarán más?)

La otra vez fui a un restaurante japonés y la moza no sabía pronunciar los nombres de los platos (no era japonesa, por las dudas aclaro...); igual la comida era muy rica :D

Saludos a todos!