viernes, 26 de enero de 2007

Extraña transeúnte


Extraña transeúnte, te cruzaste en mi camino
Y noté que tus ojos se cruzaron con los míos
No conozco tus ideas
Pero amo tu perfume
No sé qué haces de tu vida
Pero daría la mía por formar parte de ella
No sé de tus gustos ni de tus modales
Pero tu energía me invade y me seduce
Tu compañía sería mi gloria
Pero ... puedo aspirar a ella?
Me gustaría pedirte tu ayuda
Y poder brindarte la mía
Aunque ya no me miras más, yo sí te miro
Te miro y pienso que te pido... qué te pido?

No te pido que dejes tu camino para seguir el mío
Ni siquiera que me hables
Que te alejes, o que te acerques
No te pido que me ames
Ni que dejes de amarme
No te obligo a darme tu amistad
Ni a que seas mi enemiga
Ni que respires a mi ritmo
O que me ignores
No te pido que pelees mis batallas
Ni que dejes de lado las tuyas
Ni que leas mis palabras
O que dejes de leerlas
No te pido que pienses un segundo en mí
Ni que intentes olvidarme

Sólo te pido un segundo más de atención
Una mirada más, un instante más, un suspiro más ...
Extraña transeúnte, me cruzaste en tu camino
Notaste que tus ojos se cruzaron con los míos?

6 comentarios:

Luciano dijo...

Dedicado a todas las bellas mujeres que me cruzo diariamente por la calle y jamás leerán este blog (y a mis lectoras, que de alguna manera, se cruzan conmigo en este espacio)

Hernán dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
conita dijo...

aqui me paso
cielo
q estes
de 10!

ya sabes q siempre
podes contar
conmigo
tu amiguita
=)

emm
bezo

adioz ♥

Lulis dijo...

me encanto!!! di un paseo virtual por tu blog y me gusto mucho... gracias por pasar por el mio y me encanto la idea de una tarde de patoaventuras!

Gi dijo...

Un escrito simple que llega. Tus palabras son muy dulces y ciertas. Te descubrì navegando x el Blog de Pod.

Luciano dijo...

Gracias gi, pasate cuando quieras ;)